¿Cómo afectan los genes a la belleza facial?

Por Europa Press
Fecha: 05/04/2019

Los genes desempeñan un papel en la determinación de la belleza del rostro de una persona, pero ese papel varía con el sexo de la persona, según un nuevo estudio realizado por Qiongshi Lu y sus colegas en la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos, cuyos resultados se detallan en un artículo publicado este jueves en ‘PLOS Genetics’.

Los seres humanos tienden a preocuparse por la belleza: el atractivo de una persona está vinculado con el rendimiento académico, el éxito profesional y la movilidad económica. Pero a pesar de su importancia, los científicos saben poco acerca de la base genética para tener una cara bonita. En el trabajo actual, los investigadores realizaron un estudio de asociación de todo el genoma utilizando información genética de 4.383 individuos para identificar partes del genoma relacionadas con la belleza facial.

Tenían voluntarios que puntuaban las fotos del anuario según el atractivo de los participantes con ascendencia europea y comparaban las puntuaciones con la información genética de cada persona. Los científicos identificaron varios genes relacionados con el atractivo facial, pero sus roles y su relación con otros rasgos humanos variaron según el sexo. En las mujeres, ciertas variaciones genéticas relacionadas con la belleza también parecían estar asociadas con los genes que afectan a la masa corporal, mientras que, en los hombres, las variantes estaban relacionadas con los genes que afectan a los niveles de colesterol en la sangre.

NO HAY UN GEN MAESTRO QUE DETERMINE EL ATRACTIVO FÍSICO

El estudio proporciona nuevos conocimientos sobre los factores genéticos que subyacen en el atractivo facial y destaca las complejas relaciones entre la belleza y otros rasgos humanos. “Al igual que muchos otros rasgos humanos, no hay un ‘gen maestro’ que determine el atractivo de una persona –observa el autor Qiongshi Lu–. En cambio, lo más probable es que esté asociado con una gran cantidad de componentes genéticos con efectos débiles. Curiosamente, la especificidad por sexo es un patrón recurrente observado en casi todos los análisis de nuestro estudio”.

Los investigadores reconocen, sin embargo, que sus hallazgos se basan en un grupo homogéneo de individuos de la misma edad y origen étnico. Proponen que los análisis futuros que incluyan una muestra más grande de personas de poblaciones y edades diversas mejorarán aún más nuestra comprensión de este rasgo humano altamente valorado.

Etiquetado , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.